«Mala prensa»: la condena de un obispo

A partir de la publicación de   la Ley de Policia de Imprenta de 1883, regulación más pervimisiva que la existente durante el mandato de Cánovas, hubo quien se atrevió a fundar periódicos y revistas de clara orientación anticlerical. Si  Las Domicales del Libre Pensamiento y El Motín son los casos más paradigmáticos, no fueron los únicos. Con mayor o menor difusión empezaron a surgir nuevas publicaciones por distintos lugares del país.

La jerarquía católica española, ante la proliferación de periódicos impíos (calificativo que abarcaba a todos los que mantenían posiciones críticas con la Iglesia, fueran éstos declaradamente anticlericales o de tendencia liberal) y dada la trascendencia que a finales del siglo XIX había adquirido la prensa como medio de comunicación de masas, promueve la celebración de diversas asambleas nacionales de Buena Prensa. En la primera de ellas, celebrada en Sevilla en 1904 se reafirma el papel que debe jugar la prensa católica como instrumento para proclamar la verdad y defender los intereses de la Iglesia.

Vicente Santiago Sánchez de Castro, obispo de Santander durante  treinta y seis años (de 1884 a 1920), demuestra un fuerte  espíritu combativo  contra todo tipo de heterodoxos, ya sean éstos librepensadores o masones. En este sentido, cabe señalar la fundación en 1896 del semanario Páginas Dominicales, con el objetivo de combatir a Las Dominicales del Libre Pensamiento, o la carta pastoral publicada en el Boletín Oficial Eclesiástico con fecha 14 de julio de 1906, en la cual comunica a los fieles cántabros la prohibición de leer La Montaña, periódico de reciente aparición como diario, y El Cantábrico:

«Venerables hermanos y amados hijos:

Desde el día primero de mes viene publicándose en nuestra ciudad un periódico —diario republicano— con el título La Montaña que ha dicho en su primer número: “El título no es nuevo, corresponde a Reinosa donde se ha publicado recientemente un semanario… El semanario ha dejado de existir por voluntad de sus fundadores; pero reencarna con todo su pristino valor en este diario, donde ellos tienen lugar preeminente… La Montaña no será de restringido criterio por confinarse en los estrechos márgenes que dejan la profesión dogmática o la pasión sectaria”.

Como La Montaña, semanario, mereció ser condenado por el excelentísimo señor Arzobispo de Burgos es claro que al “reencarnar con todo su pristino rigor” en el Diario, trae a éste aquella condición.

Si además se tiene en cuenta que el Diario “no ha de estar confinado en los estrechos ámbitos de la profesión dogmática”, es decir, no ha de ajustar su criterio y su conducta a las enseñanzas de la Fe cristiana, nadie puede dudar que el nuevo periódico se declara excomulgado, esto es, apartado de la comunión de los fieles; separado de la Iglesia Católica. De modo que, sin necesidad de otras formalidades, todos nuestros diocesanos han de contarle en el número de los periódicos prohibidos; absteniéndose, por tanto, de su lectura y de prestarle ninguna clase de favor, y ruegen a Dios se dignen traer a mejor acuerdo a los  fundadores y redactores.

Los eclesiásticos, especialmente los párrocos y confesores, procurarán tener en cuenta la prohibición, e instruirán convenientemente a los fieles, para preservarlos o apartarlos de las perniciosas lecturas.

No olviden que no solo ese periódico y El Cantábrico han de considerarse prohibidos, sino también todas aquellas publicaciones que se hallen comprendidos en estas reglas de la Constitución Apostólica Officiorum et munerum: «los libros que contengan ataques contra Dios, la Santísima Virgen, los Santos, la Iglesia Católica y su culto, los Sacramentos y la Sede Apostólica, o que intencionadamente atacan la jerarquía eclesiástica y el estado clerical o religioso». «Los periódicos, hojas y revistas que de propósito atacan la religión y las buenas costumbres». —Y para incurrir en esa prohibición no es menester que esas publicaciones impugnen la Religión en su totalidad, sino que basta la impugnación habitual de cualquiera de sus dogmas o preceptos.

Por eso, «es muy común tener como prohibidos, entre otros muchos periódicos, El País, El Liberal, El Imparcial o El Heraldo, y los demás de su clase, como puede verse en la Pastoral colectiva que los señores Arzobispo y Obispos de Zaragoza publicaron en 1904, y como se lee en las Conclusiones aprobadas en la Asamblea nacional de la Buena Prensa en Sevilla» (Gury Ferreres). Nos mismo lo hemos señalado en otras ocasiones.

Esmerémonos todos en conservar la fe divina, principio y raíz de la Salud eterna, y velemos y trabajemos con celo para que no la pierdan los fieles que nos están encomendados.

Pidamos para eso incesantemente el auxilio y la bendición de Dios, por la intersección de la Santísima Virgen, a la cual se encomienda y os encomienda vuestro afectísimo Prelado.

Santander 14 de julio 1906

V. Santiago, Obispo de Santander

(Del Boletín Oficial Eclesiástico)

Anuncios

Acerca de Macrino Fernandez Riera

Mis investigaciones se han orientado hacia el estudio de la historia de Asturias durante el Periodo Interrepublicano, dedicando una especial atención a la vida y obra de Rosario de Acuña y Villanueva. Publicaciones: La Escuela Neutra Graduada de Gijón (2005), Rosario de Acuña en Asturias (2005), Mujeres de Gijón, 1898-1941 (2006), Rosario de Acuña y Villanueva. Una heterodoxa en la España del Concordato (2009), Deporte y educación física en Asturias. De los inicios a la guerra civil (2010), Rutas y senderos para disfrutar Asturias (en colaboración, 2013), ¿Quién fue Rosario de Acuña? (2017).
Esta entrada fue publicada en Conflicto de mentalidades, España del Concordato, Librepensamiento y etiquetada , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s