Las escuelas laicas y racionalistas

La libertad de enseñanza según el modelo canovista queda restringida a la iniciativa privada, que tendrá la facultad de abrir centros educativos sujetos a algunas limitaciones, tanto en lo que se refiere a la denominación que pueden utilizar, como en lo que respecta a la obligación que tienen sus alumnos de realizar los preceptivos exámenes en los institutos respectivos.  Por lo demás, los profesores de estos centros no deberían de encontrar mayores trabas a la hora de ejercer su labor. Esa es, al menos, la esperanza que anima a los promotores de la Institución Libre de Enseñanza, entidad «ajena a todo espíritu e interés de comunión religiosa, escuela filosófica o partido político» y cuya finalidad es el «cultivo y la propagación de la ciencia en sus diversos órdenes». Nacida como proyecto pedagógico total, con pretensiones de abarcar todos los niveles de enseñanza e incluso, de trascender a la sociedad, a partir de 1881 habrá de abandonar los cursos universitarios para centrar todos sus esfuerzos de innovación pedagógica en la primera y segunda enseñanza, así como en las labores de divulgación que se realizan a través del Boletín que la Institución empezó a publicar cuatro meses después de su fundación. En busca del nuevo hombre que necesita España, el colegio pondrá en práctica los principios que animan el proyecto: respeto al niño, método intuitivo, íntima conexión de la escuela con la vida, formación integral, educación neutral en materia religiosa, coeducación…

El proyecto educativo de la I.L.E. servirá de guía a otros que habrán de surgir como alternativa a la enseñanza confesional. No obstante, será en el campo universitario donde anide con mayor intensidad el afán de renovación pedagógica y social impulsado por la Institución, en razón a la condición de profesores de ese nivel educativo de algunos de sus destacados miembros. Centrados, pues, los institucionistas en un proyecto de objetivos más ambiciosos, serán los republicanos, los masones, los anarquistas, los socialistas o los librepensadores quienes se dedicarán a poner en marcha las escuelas que, con denominaciones distintas (laicas, racionalistas, modernas, libres, neutras…), hagan de su carácter laico y racionalista su principal seña de identidad. Las condiciones menos restrictivas que se viven en el país tras la llegada al poder del partido fusionista de Sagasta favorecerán la aparición de este tipo de escuelas por buena parte del país, especialmente en las zonas en las que las fuerzas promotoras cuentan con mayor implantación. En el mismo Madrid, la sociedad librepensadora Los Amigos del Progreso, que en el año 1885, el de su fundación, ya había puesto en marcha una escuela laica para niños, contaba a comienzos de los noventa con dos escuelas para niños y una para niñas (1) . A esta iniciativa se sumará poco tiempo después el colegio que el Grande Oriente Nacional de España pone en funcionamiento en la primavera de 1888 y a cuya ceremonia de inauguración asiste la propia Rosario de Acuña, quien dos años antes, atendiendo una petición que le había hecho llegar el presidente de la Asociación de Enseñanza Laica de Zaragoza, envía un apasionado escrito de apoyo a los promotores de la escuela abierta en 1885 en el que realiza una apasionada defensa de la «emancipación de las almas» a que deben estar dirigidas las escuelas no confesionales.

En Cataluña, el movimiento se iniciará de forma temprana, pues ya en el año 1882 abrirá sus puertas la escuela de Reus, a la que seguirán las de Vilanova i la Geltrú, Caldas de Montbuy o Manresa, que lo harán tres o cuatro años más tarde. Será, sin embargo, la Escuela Moderna, que desarrollará su actividad en Barcelona entre 1901 y 1906 bajo la dirección de Francisco Ferrer Guardia, la que se habrá de convertir en  referencia obligada para cuantas organizaciones, anarquistas o no, decidan abrir una escuela aconfesional, pues, sin duda, habrán de compartir el objetivo que persigue la Escuela, y que no es otro que el de «hacer que los niños y niñas que se le confíen lleguen a ser personas instruidas, verídicas, justas y libres de todo prejuicio» (2). El levante español será, precisamente, una de las zonas donde mayor influencia habrá de ejercer la orientación racionalista de la Escuela Moderna. Allí el testigo lo recogerá la Escuela Moderna de Valencia, que iniciará su andadura en el año 1906; otras iniciativas similares llevarán escuelas laicas a Alicante, Alcoy, Xátiva, Elda, Buñol, Cullera, Catarrosa o Villena (3). Por lo que respecta a Andalucía, sabemos de la intensa labor alfabetizadora que desarrolló el maestro anarquista José Sánchez Rosa, quien a lo largo de su vida fundaría diversas escuelas para hijos de obreros, empezando en Grazalema, su pueblo natal, para continuar en el Campo de Gibraltar, Aznalcollar y Sevilla.  Junto a ellas, habría que destacar la que sostiene en Granada la asociación obrera La Obra, fundada en 1900 por Rafael García-Duarte González, profesor de la Facultad de Medicina. Antes de terminar con esta pequeña muestra de las numerosas escuelas que se fueron abriendo a lo largo del territorio nacional como alternativa a las que, mantenidas por los municipios o promovidas por las diferentes órdenes religiosas, impregnaban  de catolicismo la formación de sus alumnos, quisiera referirme a dos ejemplos más: la Escuela Laica de Guadalajara y la Escuela Neutra Graduada de Gijón, que obedecen a iniciativas de distinto signo: la primera se debe a la voluntad individual, la segunda a la colaboración entre grupos sociales diferentes. Se inaugura la de Guadalajara en 1903, en cumplimiento de la voluntad testamentaria  de Felipe Nieto y Benito, un republicano federal afincado en Guadalajara que legó todo su capital con el objeto de que una fundación, integrada por el ex presidente de la República Francisco Pi y Margall y los directores de Las Dominicales del Libre Pensamiento Fernando Lozano y Ramón Chíes, crease y mantuviese una escuela laica de primera enseñanza para varones en la ciudad alcarreña. La ceremonia de inauguración de la escuela de Gijón, proyecto que aúna las expectativas educativas de los reformistas de Melquíades Álvarez y de los anarquistas gijoneses, tiene lugar el 29 de septiembre de 1911 en un acto público y multitudinario en el transcurso del cual Rosario de Acuña y Villanueva, convertida en ilustre y activa vecina de Gijón desde un par de años antes, pronunció un famoso discurso que fue ampliamente divulgado por España y América (4).

——————————

(1) ÁLVAREZ LÁZARO, Pedro F.: Masonería y librepensamiento en la España de la Restauración, Madrid: Publicaciones Universidad Pontificia de Comillas, 1985, p. 261).

(2) FERRER GUARDIA, Francisco: La Escuela Moderna. Gijón: Ed. Júcar, 1976, pág. 38.

(3) TORREGROSA BARBERA, Vicent: «L’experiència escolar laicoracionalista a Xàtiva a l’inici del segle XX» en Educació i Història: Revista d’Història de l’ Educació, nº 7, 2004; págs. 349-381.

(4) FERNÁNDEZ RIERA, Macrino: La Escuela Neutra Graduada de Gijón. Oviedo: KRK , 2005.

=============

El artículo es un fragmento del libro  Rosario de Acuña y Villanueva. Una heterodoxa en la España del Concordato, que puedes consultar pulsando sobre el título.

======================

Anuncios

Acerca de Macrino Fernandez Riera

Mis investigaciones se han orientado hacia el estudio de la historia de Asturias durante el Periodo Interrepublicano, dedicando una especial atención a la vida y obra de Rosario de Acuña y Villanueva. Publicaciones: La Escuela Neutra Graduada de Gijón (2005), Rosario de Acuña en Asturias (2005), Mujeres de Gijón, 1898-1941 (2006), Rosario de Acuña y Villanueva. Una heterodoxa en la España del Concordato (2009), Deporte y educación física en Asturias. De los inicios a la guerra civil (2010), Rutas y senderos para disfrutar Asturias (en colaboración, 2013), ¿Quién fue Rosario de Acuña? (2017).
Esta entrada fue publicada en Conflicto de mentalidades, Educación, Librepensamiento, Masonería, Sociedad y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s